Lavado por ultrasonidos

Con el nuevo proceso se pueden lavar tejidos delgados así como tejidos anchos de manera eficiente durante el acabado de textiles. El principio se basa en la elaboración de cavidades y el efecto mecánico directo del ultrasonido.

Durante el lavado por ultrasonidos, el ultrasonido actúa con 20 kHz directamente en el tejido y prácticamente retira los materiales a retirar agolpes del tejido. Lo especial en el lavado por ultrasonidos es que los materiales excesivos no sólo son retirados mecánicamente del tejido sino, adicionalmente, por la cavitación. El ultrasonido, que tiene efecto en el tejido, genera una compresión y un estiramiento periódico de la flota tomada por el tejido. Debido a estas variaciones de presión se forman cavidades microscópicas en el líquido. La subsiguiente implosión de estas burbujas llenas de gas y de vapor de agua genera localmente condiciones extremas, de manera que se generan fuerzas de desplazamiento por las burbujas implotantes que sueltan materiales excesivos a alta velocidad del tejido.

Schematischer Aufbau eins Ultraschall-Waschmoduls

Estructura esquemática de un módulo de lavado por ultrasonidos

A través del ingreso (1) se coloca el tejido en la bandeja (2) que está llenado con agua tibia y, en caso dado, con un poco de detergente. Aquí el tejido absorbe el líquido con el agua. Mediante las vibraciones, transmitidas por la unidad de ultrasonidos (3), se retiran del material los aceites de hilado o las partículas excesivas de colores con el agua. Para ello se pasa el tejido continuamente entre un cilindro, que sirve como yunque, y el sonotrodo, la herramienta que transmite mecánicamente el ultrasonido. Al dirigir a continuación el tejido en el baño de agua, se enjuagan los materiales disueltos. El cilindro de compresión en la salida (4) se encarga de exprimir el líquido en el tejido y transporta el tejido al siguiente paso de proceso.

Dependiendo del tipo de tejido o del nivel de impurezas, se puede repetir el proceso en un segundo módulo de lavado por ultrasonidos conectados al primer módulo. Un simple paso por un módulo de lavado por ultrasonidos puede sustituir varias bandejas en instalaciones convencionales, altamente temperadas.

En comparación con instalaciones convencionales, el tamaño de una instalación de lavado por ultrasonidos se reduce a un cuarto. De esa manera, automáticamente hay menos material en la instalación durante el proceso. En vez de realizar 4-8 veces el procedimiento, basta pasar el material 1-3 veces por el lavado por ultrasonidos por la instalación, lo cual también tiene consecuencias positivos en los tiempos de proceso y se reduce el consumo de agua aproximadamente por la mitad. Una ventaja adicional del lavado por ultrasonidos, en relación al procedimiento convencional es que prácticamente no hay tiempo de calentamiento para la flota de lavado o para la herramienta. Esto no solamente acorta el proceso sino que también apoya a la reducción del consumo de energía. Para poder alcanzar resultados comparables durante el lavado (efectividad de lavado), la instalación de ultrasonidos sólo necesita un tercio de la energía de una instalación convencional.

A partir del hecho que el uso de la tecnología de ultrasonidos consume menos material o ningún tipo de químicos en la flota, se puede ver que el procedimiento en sí es muy eficiente y ecológico. El tamaño compacto, el uso reducido de material y los tiempos acortados de procesamiento incrementan fuertemente la flexibilidad de una lavadora, de manera que se la puede utilizar eficientemente para cantidades menores de producción.

El lavado por ultrasonidos debe ampliar especialmente el lavado convencional de tejidos delgados pero también el lavado de tejidos anchos en baños largos y temperados, usando unidades de ultrasonido con un gran ahorro energético.

Contenido Relacionado
Product Módulos de lavado por ultrasonidos